LA RESPUESTA HUMANITARIA FRENTE AL MOVIMIENTO MIGRATORIO EN LA REGIÓN

Desde la antigüedad, el ser humano ha estado en constante movimiento migratorio. Algunas personas salen de su lugar de origen huyendo de conflictos, persecuciones, violaciones o abusos de los derechos humanos; otras personas se desplazan para salir de la pobreza y en busca de oportunidades económicas; algunas lo hacen debido al impacto del cambio climático o las consecuencias de desastres naturales en sus territorios.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) define a una persona migrante como aquella que se desplaza o se ha desplazado a través de una frontera internacional o dentro de un país, fuera de su lugar habitual de residencia. Según la OIM, en el 2017 el número de migrantes internacionales alcanzó la cifra de 258 millones de personas en todo el mundo, es decir, aproximadamente el 3% de la población vive en un país distinto de aquel donde nacieron.

Perú, un país históricamente emigrante, en los últimos años se ha convertido en un país de acogida. Hasta marzo del 2019, según cifras oficiales de la Superintendencia Nacional de Migraciones, residen en el Perú aproximadamente 728 mil personas de origen venezolano, convirtiéndose en el segundo país, después de Colombia, en albergar a la mayor cantidad de población venezolana a nivel global.


Esta ola migratoria ha ocasionado una situación de emergencia humanitaria referente a la protección de los derechos y necesidades básicas de la población migrante. 


De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) , un 91,5% de esta población no cuenta con seguro de salud. A su vez, se observa que 71,0% se encuentra en necesidad de ayuda médica y 34,5% de la población venezolana que ha padecido de problemas de salud se vio obligada a automedicarse.


Sin embargo, esto no se da como consecuencia de mala formación o bajos ingresos, sino de una realidad en la que, al salir de su país, muchos han tenido que buscar la manera de seguir luchando por el desarrollo integral de sus seres queridos. Aún cuando esto significaba sacrificar muchos de sus logros o pertenencias.


Muchos de estos inmigrantes pasan necesidad, sin embargo, vemos que en su mayoría son personas capacitadas y luchadoras: 57,9% de la población venezolana mayor a 15 años cuenta con educación superior y 69,4% de ellos trabajan más de 51 horas a la semana, siendo muy pocos los que permanecen en su sector de estudios, con sólo 2.9% los que han homologado sus títulos.


Frente a esta situación, Acción contra el Hambre, contando con el apoyo y financiamiento del Departamento de Protección Civil y Ayuda Humanitaria de la Unión Europea, desarrolló el Programa UNIDOS bajo un marco de respuesta de emergencia a la población afectada por el movimiento migratorio venezolano en la región.


Desde el marco de acción del Programa UNIDOS, trabajamos en base a 4 pilares: Apoyo Psicosocial, Salud Sexual y Reproductiva, Promoción de Higiene, Acceso a Servicios de Salud, y Promoción de Higiene. Dentro de 7 distritos de Lima Metropolitana: Comas, Independencia, Magdalena, Puente Piedra, San Juan de Lurigancho, San Juan de Miraflores y San Martín de Porres. Donde son priorizados los menores de 5 años, mujeres gestantes, adolescentes viviendo solos, adultos mayores, personas con discapacidad y aquellos que no hayan podido acceder a los servicios brindados por el programa.


Así, y junto a otros actores claves, buscamos asegurar el desarrollo integral de la población venezolana en situación vulnerable a través de la cooperación internacional y la ayuda humanitaria.

Fuente: Wayra Noticias

Fuente: Lys Arango

Calle Río de la Plata 396

San Isidro, Lima - Perú

+51 (01) 6282835 -  (01) 6282836

info@accioncontraelhambreperu.org

  • REDES SOCIALES-02
  • REDES SOCIALES-03
  • REDES SOCIALES-05
  • REDES SOCIALES-04
  • REDES SOCIALES-01

© 2019 Acción contra el Hambre Perú